Un día de furia lo tiene cualquiera

 

 

Barcelona, 27/06/2013

Mi amigo de Facebook Fernando Gracia Ortuño me ha enviado una invitación de última hora para que asista a la presentación de su libro “Un detective en la Cocina”. En ella me dice que su novela y mis escritos tienen mucho en común, que trata sobre la corrupción a pequeña escala, el mobbing en el puesto de trabajo y de cómo la picaresca y el ánimo de medrar forman parte de la idiosincrasia de este país, moldeado entre los que están arriba y campan a sus anchas sin escrúpulo alguno y los de abajo, fieles servidores, a regañadientes o no de los primeros. Además me dice que todo esto lo ha cocinado en forma de novela negra. Ciertamente es una buena forma de llamar mi atención y dado que teníamos pendiente un pequeño proyecto un poco olvidado por nuestras agitadas y compulsivas agendas me decido a ir. Leo en la invitación que además lo presentará Sergio Aguiló, otro escritor y profesor de narrativa que se busca las habas en su escuela Escritura Creativa, al cual sigo con interés y tampoco conozco personalmente.

El encuentro es a las 19:00 h en el Café de la Ópera barcelonés, un sitio que habitualmente bullía de intelectuales compartiendo tertulias y actos culturales. Por supuesto que no ha perdido esa tradición, pero se ve que ahora los intelectuales andan para poco café y se comunican sobre todo a través de medios telemáticos. He de decir que el personal es muy atento y amable como de  escuela de hostelería suiza.

Antes de que comience el acto charlamos animadamente sobre los proyectos de cada uno y algo pasadas las 19:00 h cuando ya hay un público numeroso comienza el mano a mano entre estos dos escritores.

Sergio contextualiza la novela diciendo que se trata de un libro en el que se reconocen tres géneros:

– la novela social realista pero no como aquella del siglo XIX plena de largas descripciones y florida escritura, sino desde la agilidad de un escritor del siglo XXI que cuenta la historia desde la última jornada laboral de un novato con contrato temporal en la cocina de un gran hospital

–  la novela negra pero desde la perspectiva de un detective del siglo XXI, ese que podría ser cada uno de nosotros por accidente hoy en día y no aquel de la novela negra tradicional de Agatha Christie, Patricia Highshmith o Dashiel Hamlet. Dice que como tal bebe más de las fuentes de Tarantino o David Lynch.

– La novela picaresca: un entramado de villanos a cada cual más vil y patético en su pelea por ganar su espacio en la sordidez cotidiana del trabajo, descrito desde un sentido del humor  ácido y  negro, típicamente español.

El libro cuenta la historia de Curro, un joven sobradamente preparado que ha realizado estudios de hostelería y a sus veintipocos años comienza a trabajar con se supone con ilusión en su primer trabajo en la cocina de un hospital. Enseguida nos damos cuenta del poco tiempo que ha pasado para que Curro esté quemado y desilusionado por el constante trato vejatorio que sufre por parte de compañeros y superiores, en su mayoría gente ya mayor hastiada de años y años de trabajo en el mismo sitio viviendo una vida anodina  que ha agriado su carácter, convirtiéndolos en villanos extremadamente malos, cada uno con su propia estrategia para conseguir que se respete su hueco: unos a través de la lisonja, otros a través del insulto constante, otros a través de las puñaladas ocasionales a los nuevos, esos “listillos” con estudios que amenazan su existencia y son vejados día sí y día también de una u otra manera. A través de la observación de estos energúmenos, Curro descubre una trama de corrupción generalizada dentro del hospital y que intuimos que supondrá su propia tumba, una vez que Curro revienta en ese día ya frenético que supone la gota que colma el vaso.

El libro está escrito en primera persona por Curro en una combinación de lenguaje soez pero con la lucidez y brillantez de un hombre de gran capacidad y sensibilidad, en contraposición con los esperpentos a los que se tiene que enfrentar a diario en un ambiente que no invita precisamente al lenguaje poético.

Preguntado sobre cuáles son las influencias que cree ver en su novela, Fernando nos desvela algunos de sus favoritos: “Escupí sobre vuestra tumba” de Boris Byan, “La negra senda del miedo” y sorpresivamente la que se ha venido en llamar la primera novela feminista italiana, “La Donna” de la escritora romántica Sibilla Aleramo que el autor leyó durante su estancia en Florencia, que a mí por el argumento me recuerda a “No sin mi hija” pero a la siciliana.

El autor confiesa que la novela, o más bien sus personajes,  están sacados de su propia experiencia laboral y a través de múltiples notas que se hacía en el móvil para no olvidar las joyas del mobbing que escucha diariamente, si bien la trama en sí advierte en el preámbulo como nota aclaratoria que no está basada en hechos reales.

También nos cuenta que el escritor, como el periodista, es un “buitre” de la realidad que le rodea, que le sirve para inspirarse y crear personajes y situaciones, así como ser testigo de su época.

No puedo estar más de acuerdo con él. Le pregunto si la novela está escrita desde la rabia o la venganza, a lo cual me contesta que más bien se trata de un desahogo. Vomitar en una novela de 230 páginas sus experiencias, sus frustraciones para superarlas a través del humor e inventando una trama de espionaje fuera de la realidad (¿o no?) me parece un buen ejercicio de terapia, que creo que todos deberíamos hacer de vez en cuando para soltar lastre y no ir acumulando mala sangre que posteriormente revertimos en los que nos rodean. Si esa es la lección positiva que se puede sacar de la novela de Fernando, me parece un gran logro.

El libro está “dedicado a  esa generación perdida de jóvenes españoles que se ha visto arrojada fuera de sus fronteras a raíz de la crisis iniciada en 2007”. Buena reflexión. Yo añadiría, a esas personas mayores de 50 que se ven obligadas por su falta de formación a defender con uñas y dientes su puesto de trabajo porque si lo perdieran se verían avocados a la miseria en esta sociedad que si no empezamos a cambiar entre todos nos devorará.

Tras esta presentación, nos invitan a un vino que invita a la charla distendida sobre las condiciones laborales en otros países, proyectos…Me quedo con una frase de un chico que se anima a comprar el libro y cuando Fernando le ofrece escribirle una dedicatoria responde: “no gracias, ya lo has hecho. Dentro de poco me voy a Inglaterra”.

Gracias, Fernando, por tu novela que me estoy leyendo hasta en el baño, la cocina y en la delegación de Hacienda, que viene a ser lo mismo que el baño.

Anuncios

4 pensamientos en “Un día de furia lo tiene cualquiera

  1. Un comentari – article que il·lustra molt bé aquesta societat que s’està transformant dia a dia a cops de retallades de tota classe. La llibertat que tant ens ha costat guanyar, la immunitat que tenen per poder fer el que els dóna la gana passant per sobre de la democràcia i de la Justícia, pintant les parets de la nostra vida cada dia: ESCANDALÓS.

    M’ha agradat molt la teva crítica.

    Una abraçada,

    Maria Teresa

    • Hola Maria Teresa. Gracias por tu comentario. Efectivamente, pero también pienso en la propia responsabilidad de las personas de forjar su propio destino y cambiar cosas que están en nuestra mano. Me alegro de que te haya gustado. Un saludo, Bettina

  2. La verdad, Bettina, estoy muy feliz por tu reseña. Verdaderamente portentosa. La has bordado, en el sentido de que has recogido todos los puntos clave de la reunión, e introducido la novela con una gran sensibilidad. Sólo puedo agradecerte desde la emoción, y un gran abrazo por tu generosidad.

    Fernando Gracia Ortuño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s