Harmonía y Jazz

Sonaba un clarinete vibrante que jugueteaba con cromáticas escalas musicales, desafiando con su sonoridad divertida y cambiante a pesar de su relativamente pequeño tamaño a quien a su lado pasara, en aquella esquina de una calle de casas blancas con balcones voladizos de filigrana plateresca.

Cruzó el camino del clarinete una mujer espectacular, de magnifico porte y proporciones perfectas y clásicas. El clarinete expresó su admiración con un improvisado quiebro en su voz, matizando sus tonos agudos con dos rápidas notas que interrumpieron el acorde de una melodía por lo demás casi triste que en aquel momento salía de sus llaves inferiores.

Molesta la mujer frenó en seco su caminar cadencioso y rítmico e interrumpió el verso musical del clarinete.

– Era perfecto como estabas tocando. ¿Por qué tuviste que estropearlo con esos

gorgoritos?

– Porque pasaste tú, me sorprendió tu visión, desencadenaste mi pasión y no pude hacer otra cosa que expresarla libremente según me indicaba la inspiración.

– Pero estropeaste la melodía, era impecable, su ejecución era perfecta, proporcionada, equilibrada…

– Ya, pero yo pienso que la música es como la vida, a menudo hay que improvisar y expresar lo que uno siente en cada momento.

Ella se quedó pensativa y preguntó sin venir realmente a colación:

– ¿Cómo te llamas?

– Me llaman Jazz.

– No te he preguntado cómo te llaman, sino cómo te llamas.

– ¿No es lo mismo?

– No, en absoluto. A mi me llaman Armonía pero en realidad me llamo Harmonía.

– Pues a mi me suena igual…Me sugiere ésto.

Jazz toca una pieza clásica, en la que arpegios y acordes están perfectamente encadenados, sin notas discordantes que pretende crear en su oyente un estado de paz.

– Lo que acabas de tocar es armonioso, pero no es harmonía.

– Me confundes, no te entiendo.

– Tampoco yo a tí

– No entiendo cómo se puede estropear una pieza armónica con algo improvisado, sin pensar, sin elaborar, como un estornudo en mitad de un concierto.

– Pues a mi me parece que venía muy a cuento y lo he integrado en lo que estaba tocando.

– Pero entonces ya no es la pieza original.

– ¿Y qué importancia tiene? He creado algo nuevo a partir de verte pasar por la calle.

– ¿Podrías repetirlo?

– Algo parecido sí, pero igual no.

– Eres muy complicado…Y dime, ¿por qué te llaman Jazz?

– Según me dijo mi abuelo porque hubo un pitcher de un equipo de fútbol americano que a la pelota la llamaba jazz, porque tiembla y simplemente no puedes hacer nada con ella.

– ¿Y qué tiene que ver una pelota de fútbol contigo?

– Pues no lo sé, quizá sea porque toco música que tiembla y nadie sabe qué hacer con ella o no la entiende.

– Eso ya me parece una explicación coherente.

– ¿Y por tanto armónica?

– No, para ser armónica debería ser bella y la belleza está reñida con la incomprensión.

– ¿Sería harmónica entonces?

– Sí, porque estamos de acuerdo, concordantes.

– ¿En qué estamos de acuerdo?

– En que no sé que hacer contigo y no te entiendo.

– Lo mismo me pasa a mí con tu armonía que no es harmonía. Por algo se empieza, ¿no? Pudiera ser que haya un día en que mis maneras improvisadas sean armónicas y estemos en harmonía.

– Eres muy raro, pero te encuentro genial.

– Eso dicen los entendidos y los que no se ponen nerviosos con lo que no entienden, con lo que es diferente, original, sorprendente y cambiante…

– Empiezo a entenderte…

– No es tan complicado finalmente. Sólo has de dejarte llevar.

La mujer despampanante y el clarinete altisonante comenzaron a fundirse en un baile a ritmo de swing, que se fue convirtiendo en un soul y acabó siendo una rapsodia en blue, con acordes clásicos.

 

http://arvo.net/conceptos-frecuentes-en-filoso/armonia/gmx-niv590-con12303.htm

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Harmonía y Jazz

  1. Betina, el jazz, en general, me conmueve; y tu cuento, tierno y descriptivo, es una bella definición del jazz. Gracias por compartirlo.
    Pedro

    • Gracias Pedro. A mi tambien, como habras podido apreciar. Quise ademas jugar con la el concepto de armonia seg..un los estandares de la filosofia y la musicologia en epoca clasica y como la concebian los griegos escrita aun con h. Se explica em el enlace que he puesto sobre la armonia como concepto filosofico. En cuanto a la t q te faltaba, no te preocupes, es como escribir armonia con h o sin ella, no hay mucha diferencia, ja, ja. Que tengas un dia magnific

  2. Perdona, Bettina: se me quedó una t de las tuyas enganchada en el teclado. Es como si hubiera escrito jaz en vez de jazz.
    Disculpas de Pedro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s