Pobreza, exclusión, nacionalismo

Ayer casi lloré por mi Cataluña, la tierra que hace casi dos años me acogió y de la que siempre fui amante en la distancia. Y no por las mismas razones que pudieron emocionar a las miles y miles de personas que ayer se encadenaron unidos para cumplir un sueño: poder declarar un día poco lejano la independencia de este país.

Mi Diada fue diferente. Por la mañana,  la hija de mi pareja, a la sazón de 14 años de edad, estaba preparándose con ilusión para el gran evento. Emocionada compartía la bandera estelada por whatsapp con sus amigos, proclamaba a los cuatro vientos el deseo de ser libre y en un momento dado y ante tanta euforia, le pregunté algunas cosas sobre la historia del independentismo catalán y me sorprendió saber que nunca había oído hablar de Francesc Cambó (cierto que ahora en clase de historia aún van por la Edad Moderna) ni de que durante la Segunda República Española se restauró la Generalitat, ni quién era Francesc Maciá, ambos nombres de plazas por las que la “Vía Catalana” pasaría durante la tarde.

Me empecé a preguntar si muchos de los catalanes que han tomado parte en esta marcha sabrían quiénes son los grandes y también los pequeños protagonistas y cómo se desarrollaron los hechos históricos. Ya es un truco bastante conocido que se utilice a los jóvenes para abanderar con ilusión y con corazón las batallas de los mayores, para convertirlos en carne de cañón.

Al final de la mañana me acerqué al igual que el año pasado a la Plaza de la Catedral, donde desde hace años durante estos días de septiembre se celebra la Semana del libro en catalán. En uno de los improvisados escenarios que se montan me encontré la presentación de un libro. Curioso que habiendo pasado un año, en el mismo rincón y a la misma hora se produjeran eventos tan dispares. El año pasado, en ese mismo escenario del 11 de septiembre a la misma hora se subía a la palestra, Alfons Pich,  un  conocido economista del ESADE una de las más prestigiosas y elitistas universidades de Barcelona, donde no va precisamente el hijo del obrero, para presentar su libro “Catalunya: a la independencia per a la butxaca”. En su día escuché atentamente su intervención e incluso logró casi convencerme de lo que con cifras pretende demostrar en su libro: el expolio de Cataluña por el estado español. Argumenta en él que con el 9% de las transferencias que Cataluña hace anualmente a la caja común española se podría sostener el país, ser solidario con el mundo y aún sobraría mucho dinero para I+D.

Al finalizar su disertación hubo preguntas de jóvenes y mayores, que si bien pueden albergar sentimientos muy profundos hacia su tierra, podían mantener la cabeza fría. ¿Cómo se financiará que Cataluña se mantenga en el euro? ¿Cómo se cambia de un día para otro todo el aparato estatal? ¿Podrá Cataluña asumir añadir instituciones supranacionales? Esta vez las respuestas del Sr. Pich me dieron una pista que me invitó a la suspicacia: en Cataluña hay instituciones bancarias muy fuertes como Caixa Bank que pondrán de su parte y proyectos como Barcelona World (la versión catalana de la Eurovegas del magnate de Las Vegas Adelson) que harán que la independencia catalana sea viable económicamente.

Un año más tarde en el mismo escenario, a la misma hora me encuentro la presentación de un libro muy diferente: la de la otra cara de la moneda, la de la Cataluña con unas bolsas de pobreza y unas cifras que estremecen. No me eran del todo desconocidas, pero quizá a muchas de las personas que ayer participaron en esta escenificación no sean conscientes de ello, o si lo son es porque están desesperados y cualquier salida que sea diferente al callejón actual es válida.

Tanto el libro como la iniciativa, que pretende que se convierta en una iniciativa legislativa popular, se llama “Rescatem les persones” (“Rescatemos a las personas”), escrito por el economista Jordi Arcarons, el jurista Sixte Garganté, profesor asociado de derecho del trabajo de la Universidad P.F. Y el activista social Diosdado Toledano. Adjunto podéis ver la presentación completa del mismo.

¿Creen de verdad los catalanes que los que están en el gobierno ahora se preocupan mínimamente por el bienestar de estos ciudadanos? Creo que estamos ante una situación de emergencia social que no se puede desatender para sumergirse en un debate tan complicado como es la creación de un estado.

Y si es lo que quieren los catalanes, que me parece muy legítimo, porque si no no podría llamarme demócrata, sólo les pido que cuando pidan la independencia o el derecho a decidir, también pidan el derecho a decidir qué modelo de estado quieren, porque los cheques en blanco suelen salir muy caros. Les pediría amablemente, si no lo han hecho todavía, que se preguntasen a sí mismos haciendo un profundo análisis, para qué quieren la independencia.

Muy a menudo sinceramente creo que este enfrentamiento está como siempre orquestado por todas las fuerzas nacionalistas, tanto catalanas como españolas para que a río revuelto, ganancia de pescadores, para perder un tiempo precioso, que lamentablemente no nos sobra en estos momentos ante lo que estamos viviendo.

Me emociona que el pueblo catalán sea capaz de salir con una sola voz a pedir lo que cree que va a ser su libertad y defenderé siempre el derecho de los pueblos a decidir su destino, pero también me gustaría ver a las mismas personas en una gran manifestación cuando se esté luchando por la vivienda digna, contra la corrupción, por la igualdad, por el derecho a la educación en libertad, por el derecho a una sanidad pública. Hace algunas semanas más de 300.000 personas en Facebook clicaron “Me gusta” en una iniciativa que pedía la dimisión del gobierno central. Pocas me parecen en el conjunto de España con la que está cayendo y más vergonzoso aún me parece que a la manifestación acudiéramos menos de 200 personas en Barcelona. Me gustaría poder creer como dice hoy Esther Vivas en su blog

“exigir no sólo una “Catalunya lliure” sino una Catalunya libre, también, de ladrones, recortes, represión y deudas ilegítimas. Independencia sí! Pero independencia de todas las políticas que nos oprimen y nos empobrecen. La independencia no es una fórmula mágica que todo lo soluciona, como muchos intentan vender. Puede ser una cáscara vacía si no implica romper con las imposiciones del capital financiero y el pago de la deuda.

No se trata de cambiar el Sr. Mariano Rajoy por el Sr. Artur Mas ni el BBVA por La Caixa ni el caso Gürtel por el caso de las ITV ni el Sr. Amancio Ortega por el Sr. Antoni Brufau ni la policía nacional por los mossos de esquadra. No nos engañemos. No se recorta menos ni se desahucia menos ni se roba menos ni se precariza menos ni se reprime menos en catalán” …

Continúa el artículo diciendo: …”un país inclusivo, de todos, sólo será posible si tenemos en cuenta a los silenciados, a los oprimidos, a los invisibles, a los nadies. No se trata de construir la Catalunya de los ganadores sino la de los perdedores, la de quienes sólo sufren recortes y reducción de derechos. La Catalunya de los inmigrantes, de los jóvenes, de los parados, de los sin techo, de las mujeres. La Catalunya de los que hablan catalán, pero también castellano, árabe, urdu… El gran reto es sumar a toda esta pluralidad, diferencia, en la Catalunya del mañana, esa República Catalana del 99%, tan soberana como amiga de los pueblos vecinos

Si tanto les preocupa a los catalanes que les roben el dinero desde Madrid, al igual que a los extremeños, los andaluces, los asturianos, los aragoneses y demás pueblos de la piel de toro, les pregunto, con ánimo no de ofender ni de polemizar, sino porque me interesa de corazón su opinión, ¿por qué no estaban también en aquella manifestación en la que solidariamente se pedía acabar con un gobierno y un modelo económico y social que no conviene a la mayoría, ni de catalanes, ni de españoles, ni franceses, ni argelinos, ni marroquíes, ni argentinos, ni….?

Anexo: presentación del libro y la ILG “Rescatem les persones” ayer, 11 septiembre 2013 en Barcelona

Anuncios

3 pensamientos en “Pobreza, exclusión, nacionalismo

  1. Has dado en el clavo con este artículo. De repente se me viene un torrente de ideas a la cabeza. ¿Por qué este gobierno, tan partidario de la unidad de España de boquilla, no aplica algo tan legal como el artículo 155 de la constitución? ¿Qué hace Europa en esto? ¿Por qué al catalan de a pie le interesa más la independencia que la corrupción de su comunidad autónoma (que no país)? ¿No son capaces de ver que su modelo actual, tal como está incluso hoy día, es inviable, con 9 canales de televisión públicos, embajadas en el extranjero (embajadas de qué?), etc etc?. ¿No se han dado cuenta de que han sido envenenados desde hace ya tiempo? ¿Tampoco se han dado cuenta de que a quien realmente interesa la supuesta independencia es a la burguesía catalana y por tanto se tiran piedras contra su tejado? ¿Han pensado en las consecuencias de salir del euro (donde nunca hubo que entrar, pero esa es otra historia) y por tanto de sufrir un corralito/ una quita?.

    Es lamentable que una región que quiere presumir de más europea que el pais al que niegan pertenecer se haya dejado comer el cerebro de una forma tan escandalosa. Menos mal que hay mucho catalán que identificándose con la cultura y lengua de su tierra (actitud muy respetable) no comparten en absoluto este discurso incendiario iniciado por esa especie de Milosevic llamado Artur Mas y sus compañeros de viaje.

    • Efectivamente Bertil. ¿Eres Bertil, no? Pido insistentemente a todos los que apoyan la independencia de Cataluña de clase obrera que me enseñen algún manual de economía que haya escrito algún economista honrado y con algunas luces que me explique la viabilidad del estado catalán, la de una Cataluña para todos, para el 99%. Todavía nadie me ha encontrado ninguno. Y de verdad que estoy muy dispuesta a leerlo. Muy a menudo el argumento es que así se podría controlar mejor a los políticos en la distancia corta. De momento no veo que sea así. Muchas personas prefieren dirigir su ira hacia otro lado en vez de revisar las cuentas de sus propios gobernantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s