Las herramientas del superhéroe…de barrio

Imagen

Mi amiga Lili Suan, experta y empática psicóloga, me inspira hoy a escribir una nueva entrada de blog lanzando esta pregunta a los lectores de su página en Facebook Tiempo Terapéutico: “Los recursos personales son como herramientas para ir por la vida. ¿Tienes surtida la caja de herramientas?”.

 

Leyendo un comentario de uno de sus lectores que dice estar ávido por leer unas cuantas lecciones o experiencias para usar en la batalla diaria que supone el mundo actual cargado de stress, me viene a la cabeza una canción de Kiko Veneno que se titula “Superhéroes de barrio”, y que creo que más actual que nunca, o si cabe atemporal, que es aún mejor. Es una obviedad decir que el mundo de hoy en día es una constante carrera de obstáculos (¿o retos?) que se nos presentan a diario en las más variadas formas, ante la cual la persona ordinaria se viste con calzas y capa rojas y se tatúa en el pecho el anagrama de superhéroe de barrio para resolverlas, porque la vida consiste sobre todo en las cosas cotidianas que van conformando la microhistoria y la experiencia vital de cada uno.

A mi modo de ver esa caja de herramientas debería contener algunas como éstas, si bien no me atrevo a darles un ranking porque cada uno debe ingeniárselas para combinarlas de la forma más favorable a los propios objetivos:

 

– La paciencia: nos permite tomar decisiones de forma reposada, dejar que las cosas tengan su propio ritmo, puesto que en ocasiones los resultados pueden venir solos o por una serie de acciones que hayamos hecho sin pensar en un beneficio inmediato. Nos evita además la ansiedad, peligrosa compañera que mina nuestra moral y que nos hace perder un valioso tiempo por el hecho de mirar constantemente el reloj y el objetivo.

 

– La resiliencia: la Wikipedia la define como ” la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas. Cuando un sujeto o grupo (animal o humano) es capaz de hacerlo, se dice que tiene una resiliencia adecuada, y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por éstos. Actualmente la resiliencia se aborda desde la psicología positiva la cual se centra en las capacidades, valores y atributos positivos de los seres humanos y no en sus debilidades y patologías, como la psicología tradicional.

El concepto de resiliencia se corresponde aproximadamente con el término «entereza». Pero analicémoslo en mayor profundidad: ¿no será que la resiliencia es como un juego de diferentes destornilladores o de llaves inglesas? En realidad incluye otras habilidades: la capacidad para mantenerse en pie de lucha, con dosis de perseverancia, tenacidad, actitud positiva y acciones, que permiten avanzar en contra de la corriente y superarlas. Con lo cual nuestra caja está llena de kits.

Una técnica que a mí me ayuda mucho en los días en los que mandaría todo al infierno es buscar en el baúl de los recuerdos: acordarme de momentos en los que superé dificultades iguales o superiores, buscar otro punto de vista (un buen amigo que no te de consejos sino que te aporte otro ángulo) o utilizar un imaginario crisol para ver todas las aristas y facetas que pueda tener la situación.

 – El punto de humor del día: herramienta fundamental. Dedica aunque sea unos minutos a reírte. El humor puede ser de cualquier tipo, aunque personalmente el que más recomiendo es el del absurdo. Por varias razones, porque activa la capacidad de imaginación, porque la mayor parte de la gente es incapaz de resistirse a él y por tanto te puede resultar una herramienta que juega a tu favor. Una buena defensa es un buen ataque. Groucho Marx, Martes y Trece, Tip y Col, los Monty Python, los Luthiers…son algunos de los maestros de este arte. ¡Practícalo!

– La empatía: cuando te enfrentas a un problema o a una agresión es fácil caer en el error de enrabietarse (asumo que tiendo a ello pero estoy en proceso de mejora. Dadme tiempo, que al fin y al cabo pretendo vivir 80 años y me quedan otros 36 para llegar a tan mágica edad), pero ¿y si intentamos ver la perspectiva del otro y sus motivaciones? Hay momentos en que ya sé que es complicado, pero no desestimemos esta poderosa herramienta muy útil para la resolución de conflictos.

– La motivación: esto no es una herramienta, es un motor de 32 válvulas. Déjate un rato al día para tus sueños, tus objetivos, tus logros e imaginar cómo vas a conseguirlos o lo que puedes aprender mientras lo intentas. Los triunfadores de la vida, que a mi modo de ver no son sólamente las personas de éxito, sino aquellas que perseveraron en una causa y por el camino se dedicaron a unas cuantas más, son aquellos que se retroalimentan de ese superaliado. Puede ser cualquier cosa: una afición, una causa justa, una meta que por pequeña o grande que nos parezca seamos capaces de comprometernos con ella.

– Compromiso: aquí creo que meto el dedo en donde más duele a veces. ¿Hasta qué punto somos capaces de comprometernos con nosotros mismos?. Para adquirir esta herramienta lo mejor es comenzar con objetivos pequeños, realizables, en los que nos sintamos cómodos hasta que adquirimos suficiente confianza para ir un paso más adelante y otro y otro…

– Lenguaje: ¿cómo que el lenguaje es una herramienta? Por supuesto, y muy efectiva. No es lo mismo decir problema que reto, al igual que no es ni parecido decir “lo veo negro” que “es un reto complicado, pero me enfrentaré a ello”. Analiza tu forma de hablar y verás que en ocasiones te bombardeas tú mismo en la línea de flotación con tu forma de hablar.

– Autocrítica y corrección del rumbo: nos enfrentamos a menudo a la toma de decisiones, a realizar u omitir acciones que marcan nuestra vida y nuestras relaciones con nuestro entorno, familia, amigos, compañeros de trabajo, jefes, subordinados…Es importante analizar de vez en cuando, con perspectiva y de forma casi inmediata lo que hemos hecho o dicho. Si encontramos que hemos de corregirlo, hagámoslo y sin dilación. Disculparse, admitir un error no tiene que verse como algo negativo. Todos nos equivocamos constantemente y la grandeza está en saber admitirlo con humildad pero sin por ello perder la autoestima.

– Las buenas compañías: en momentos de flaqueza, busca a las personas que están bien, que son positivas, que suman y no restan y verás que su energía es contagiosa.

Seguramente hay muchas más y sólo tú eres capaz de reconocer las que tú tienes y utilizarlas a tu favor. Si no las ves, también puedes ayudarte de los demás. Lánzale la pregunta a unos cuantos buenos amigos y pregúntales qué es lo que ven de bueno en tí. Podrías sorprenderte con qué te salen y verás que atesoras muchas más de las que tú crees. Pero un pequeño consejo: no te quedes con lo primero que te digan. Pide que te argumenten por qué creen eso de tí ilustrándolo con algún ejemplo.

Y sobre todo y lo más importante una vez que has reflexionado sobre tus fortalezas y flaquezas: cree en tí. Es tu mayor arma y la que te sacará de la mayor parte de los apuros. El día que dejas de hacerlo es el que comienza tu “vejez” mental.

¿Qué te parece? ¿Te ha ayudado en algo? seguro que tienes algo que comentar y añadir. ¡No dejes de hacerlo en la sección de comentarios que está unos 5 cm más abajo. ¡Gracias!

Anuncios

7 pensamientos en “Las herramientas del superhéroe…de barrio

    • un placer, Nicolasa. La resiliencia a mi modo de ver se va adquiriendo a medida que pasas por experiencias dolorosas y las vas asumiendo, siempre y cuando a la larga sepas extraer la lección aprendida, porque lo que está claro es que el dolor existe y es inevitable. Está en nosotros menguarlo y matizarlo. ¿Qué piensas? Y por cierto, ¿puedo preguntarte cuáles son tus herramientas de superhéroe de barrio? Un abrazo, Bettina

  1. Como siempre me dejas sin palabras. UN CRAK…. sobre todo me ha gustado el comentario de la risa….. sigue asi princesa, como bien dije eres una estrella que iluminas las páginas de los libros. BESITOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s