La función va a comenzar y tú formas parte de ella

quijote13

Oye, papá, ¿qué es un teatro?, preguntó el niño de repente señalando una fotografía que se acababa de proyectar en sus gafas después de haber consultado en google “¿con qué se divertía el abuelo?”.

No me acuerdo , Rob. Dile “amplía información”.

Así lo hizo el niño y se desplegó de repente ante sí un auditorio repleto de gente aplaudiendo a 5 personas que sobre un escenario, cogidos de las manos, saludaban al público con una profunda reverencia, de repente se desasían, desaparecían de la escena y volvían a salir aplaudiendo al público y levantando su mano derecha hacia alguna de las personas que estaba sentada en la platea. La palabra platea había aparecido mientras observaban el recorrido virtual por la imagen. Igualmente al enfocar en la persona que aplaudían los actores con tanta insistencia surgió un nuevo desplegable: director de escena y a su lado autor teatral. La cámara hizo un recorrido hacia la parte de los palcos y encontró al iluminador, pulsando sobre los actores comenzaron a aparecer nombres y videos de personas que el niño no conocía y que al padre tampoco parecían decirle gran cosa:  Carmen Maura, Javier Bardem, Toni Cantó, Verónica Forqué, Luis Merlo. Una voz comenzó a narrar la biografía resumida de Carmen Maura mientras proyectaba a una mujer de pie en mitad de una calle gritándole a un operario de limpieza urbana: “riégame”.

 

¡Están locos! ¿Por qué hacen todo eso?

Me pregunto si esta conversación pudiera producirse en el futuro o si es una realidad muy actual. Lo que difícilmente podrá transmitirse a través del cristal líquido de unas gafas, es la emoción que produce sentarse en una butaca y dejarse imbuir por la cercanía de un actor poniéndole rabia, dolor, alegría, desdén, pasión, contención, desprecio o candor a un texto o captar y palpar la sutilidad de sus movimientos en escena enfocados con la simplicidad de un foco cenital. ¿Cuántas personas hay que ni ahora que la subida del IVA al 21% sobre las entradas a espectáculos no deportivos ha encarecido el acceso al teatro un 56%, ni antes que se gravaba con un 4% se han acercado jamás a un espectáculo teatral? ¿Y cuántos han dejado de ir al cine? ¿O cuántos no fueron nunca a ver una película española? Quizá sea una cuestión de respeto y de otorgar valor a la expresión de la sensibilidad.

Me pregunto, si este es un país que aporta grandes creadores y artistas, ¿por qué no se hace de ello una industria potente? ¿O es que la creatividad tiene que surgir siempre de la necesidad?. ¿Por qué un artista para poder serlo ha de trabajar como camarero, cuando hay muchas otras personas que podrían hacerlo y con profesionalidad? ¿Para cuándo una ley de mecenazgo coherente?  ¿Cuánto hemos de esperar para exigir una educación que fomente un estado de creatividad permanente?.

 

Como dicen los actores en este video: ¿te imaginas a Woody Allen arreglando tu lavadora? Sin embargo, el que se considera uno de los mayores genios de la literatura universal, escribió su obra maestra  en una cárcel ¿metafórica o real? sobre el loco más cuerdo de la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s