Un oasis de paz y armonía en el Camino del Norte amenazado

Ernesto2

Hoy por casualidad me enteré de una noticia que no es tal, nunca saldría en un periódico. ¿A quién le iba a interesar que peligre la existencia de un albergue de peregrinos? Probablemente a muy pocos, comparado con las noticias que intoxican los noticieros día a día, pero si se enteraran los más de 50.000 peregrinos que en los últimos 10 años han pasado por este albergue haciendo un alto en el Camino del Norte, habría un clamor de indignación. Cualquiera que haya hecho el Camino sabrá de qué hablo. Cuando después de una agotadora jornada bajo un sol abrasador, bajo la lluvia, chupando asfalto o subiendo y bajando caminos o andurriales con 8 kg a la espalda llegas al lugar donde dejas caer tus huesos para dormir y te recibe un amable hospitalero con una franca sonrisa y un plato de sopa que además te cura las ampollas crees que estás a las puertas del cielo. En el caso del albergue de Güemes hay un factor adicional que se convierte en toda una experiencia vital de recuerdo imborrable. Es escuchar la charla de Ernesto y la sabiduría que envuelve a este peculiar franciscano que ha dedicado su vida a la lucha social, a viajar por medio mundo para documentar la injusticia, viviendo de cerca con los que la sufren, siendo minero, paleta y otros muchos oficios en aquellos países que su cámara retrataron y que en el ocaso de su vida ha tenido la fuerza carismática de siempre para crear este proyecto en lo que fue la casa que le vio nacer.

Escuchar a Ernesto es entender el significado profundo de las palabras tolerancia, justicia, empatía y amor al prójimo. Todas las tardes, sin faltar ni un día, a no ser que se encuentre de viaje, Ernesto convoca a los peregrinos que han llegado a una breve meditación y charla sobre el significado del Camino en la biblioteca del albergue. No creo que nadie que le haya escuchado se haya quedado indiferente, sus palabras son puro bálsamo para quien hace el Camino buscando algún tipo de respuesta. Y no es que Ernesto resuelva ninguna duda, más por el contrario abre nuevas preguntas que el peregrino se lleva en su mochila para meditar durante sus largas travesías. Y sin duda al día siguiente cuando sale por la puerta es muy probable que no sea la misma persona, algo seguro que ha cambiado en su interior.

Ahora el desgobierno de Cantabria se ha propuesto que el Camino del Norte sea declarado Patrimonio de la Humanidad ha hecho una propuesta para alterar el trazado del mismo, de manera que ya no pasará por Güemes. Yo me pregunto si alguno de estos tecnócratas han estado alguna vez en la Cabaña del Abuelo Peuto. Me atrevo a decir que no si soy benévola, y por tanto desconocen la intangibilidad del patrimonio que se esconde tras los muros de este albergue y si siguiera el refrán aquel de “piensa mal y acertarás” pensaría que es una manera sutil de silenciar una voz molesta, un “grano en el culo”, como es el Padre Ernesto.

Si eres una persona sensible, te pido que firmes esta petición para que no desaparezca uno de los patrimonios intangibles de mi tierra cántabra. Ernesto, sus colaboradores, los cientos de hospitaleros voluntarios que han contribuido a su sostenimiento y los peregrinos del Camino del Norte por venir te lo agradecerán.

https://www.change.org/p/joaqu%C3%ADn-solanas-que-den-una-soluci%C3%B3n-urgente-que-garantice-el-paso-del-camino-de-santiago-por-g%C3%BCemes-donde-existe-un-albergue-con-una-larga-trayectoria-que-ejemplariza-el-aut%C3%A9ntico-esp%C3%ADritu-del-camino

Si lo prefieres, copia y pega esta carta o parte de ella y envía un mail al Gobierno de Cantabria para que reconsidere su proyecto.

Estos son los correos electrónicos
lanza_mi@cantabria.es, (secretaria del presidente de Cantabria Ignacio de Diego)
solanas_j@cantabria.es ( Sr. Solanas, Consejero de Cultura del Gobierno de Cantabria)

Estimado Sr. de Diego y Sr. Solanas,

he tenido conocimiento de la amenaza que planea sobre el albergue de Güemes debido al nuevo trazado que propone su consejería para el Camino del Norte a su paso por Cantabria.

Si hay un albergue emblemático en cualquiera de los caminos que hay a Santiago de Compostela es éste que abrió con el esfuerzo de tantos voluntarios locales y peregrinos que pasaron por este bucólico rincón de Cantabria. El albergue del Abuelo Peuto fue abierto por un cura franciscano que utilizó desde siempre la casa de su familia para dar cabida a jóvenes y no tan jóvenes que tuviéramos algún tipo de iniciativa social o ecológica. Recuerdo con cariño aquellas reuniones iniciales de la liga de Jóvenes Ecologistas de Cantabria que nos reuníamos ahí para programar nuestras acciones de defensa de la naturaleza en Cantabria. Años más tarde volví como peregrina recorriendo el Camino del Norte y me encontré con aquel que seguía siendo un oasis de paz, tolerancia y sabiduría y me emocioné al ver que al frente de aquel tinglado seguía Ernesto. Él por supuesto no se acordaba de mi pero estuvimos charlando como dos amigos que hiciera mucho tiempo que no se veían. Volví luego como guía de grupos peregrinos alemanes y austríacos a hacer alto allí y escuchar las sabias y reposadas palabras de Ernesto. Recuerdo con cariño las caras emocionadas de mis clientes diciéndome al llegar a Santiago, que las más bonitas experiencias del Camino habían sido visitar el albergue del abuelo Peuto y la vista de Santiago desde el Monte do Gozo. Que sepan Vds. que cambiar el trazado del Camino priva a los peregrinos de una experiencia de las más enriquecedoras que un caminante espiritual pueda tener. Si alguna vez hicieron el Camino o parte de él sabrán que no se trata de una hazaña deportiva o una forma barata de hacer turismo, sino de una experiencia vital transformadora. Hacer un alto en el albergue de Güemes y sentarse junto a la chimenea con Ernesto o ser recibido por los hospitaleros que allí trabajan es de lo más gratificante que uno puede encontrar. Y si hablamos de economía rural, patrimonio cultural y natural también este rincón tiene un espacio con mayúsculas, por el esfuerzo, la ilusión y las ganas de hacer las cosas desde el corazón que ponen en este lugar todos los voluntarios que día a día han hecho que este albergue se convierta en uno de los más emblemáticos del Camino. Si a mi me preguntaran debería declararse este oasis de armonía Patrimonio Intangible de la Humanidad…Me indigna que una iniciativa de esta envergadura muera por la arbitrariedad de los gestores culturales que parece que no entendieran de patrimonio intangible.

Por tanto, espero que recapaciten y dejen el trazado como está para que otros miles de peregrinos puedan seguir beneficiándose de esta maravillosa experiencia.

Muchas gracias por su atención y un cordial saludo,

Bettina Ruiz
Peregrina y bloguera

albergue

biblioteca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s