Sanándonos, sanando la Tierra

Es un título quizá pretencioso, no lo niego, pero creo que motivador. Es de hecho, el nombre de guerra de un proyecto que surgió hace unos meses cuando empecé mi página en Facebook El Ciclo del Bien Común. Ésta empezó como un click en mi cabeza, una de esas sinapsis que se producen de vez en cuando. Había asistido en la Fira de la Tierra de Barcelona a dos charlas que resultaron cruciales, una sobre la inteligencia de los chakras, impartida por Ana María Vargas directora para España y Portugal de Pranic Healing y otra por Quico Barranco, que con sus semillas de la Madre Tierra quiere contribuir a crear 1 millón de huertos felices. Llegué tarde a ésta última pero lo que quedó en mi cabeza fueron los dibujos en espiral que hacía de sus cultivos basados en algo que él llama agricultura vibracional. A mí sí que me vibró. Pensé: Fibonacci! Chacras, colores, energía. ¡Ya está! Claro! La cuestión era juntar la sanación energética con el cultivo de la Tierra. Pensé en todos esos urbanitas que como autómatas circulamos en las ciudades estresados, malhumorados, sin un momento y un rincón para la quietud. En el cambio climático, en la desertización, en las relaciones a menudo inexistentes e insolidarias entre las personas. En la comida sana y energética, en la soberanía alimentaria, en las consecuencias de nuestros actos cotidianos para el medio ambiente…Fue como una turbina.

Mi cabeza empezó a girar, a idear un sueño: una red de huertos urbanos sanadores unidos por una filosofía común, en la que los valores de una educación holística, la autosanación y el cuidado de la Tierra fueran sus principios. Una red de redes, formada por células independientes y colaborativas. En un ciclo retroalimentativo, el de las personas sanas energética y emocionalmente que influyen en su entorno y los seres vivos que lo pueblan y que igualmente se nutren de ese mismo entorno para seguir estando sanos y  ser útiles a los demás. Así surgió El Ciclo del Bien Común.

Al poco tiempo de comenzar a publicar contenidos en la página en torno a recetas de cocina que unía con los efectos terapéuticos de sus ingredientes y condimentos y a su alrededor trataba de temas de sostenibilidad me contactó Ana María Vargas interesándose por mi iniciativa. Hablamos durante horas y creo que en ese momento decidimos aliarnos. Cuál no sería mi sorpresa cuando me contó que su marido, Rainer Krell, es un biólogo que asesora a la FAO en la lucha contra el hambre y ha desarrollado su propia técnica agrícola añadiendo a sus investigaciones el componente energético del mundo vegetal y animal. ¡Bingo! ¡La terapeuta y el asesor agrícola en la misma casa!

Unas cuantas conversaciones más nos llevaron a la conclusión de que lo mejor era empezar con la difusión a través de un programa de radio. ¿Por qué? Porque nos gusta el medio y charlar. Luego pensamos que tendríamos que constituirnos como asociación para poder organizar todo lo que iba bullendo en nuestras cabezas (talleres, charlas, patrocinios…).

También caímos en que era mejor empezar el proyecto con una base financiera que nos permita afrontar el futuro inmediato con cierto desahogo e ir creando una comunidad ya desde el minuto 0. Y aquí estamos ahora, buscando aliados.

¿Te animas a colaborar?

¡Te esperan un montón de regalos interesantes si confías en nosotros ahora que estamos empezando!

 

http://www.verkami.com/projects/12719-sanandonos-sanando-la-tierra/widget_landscape

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s